Amoxicilina, ¿qué es?, ¿para qué sirve?, efectos secundarios

¿Qué es la amoxicilina?

amoxicilina

La amoxicilina es un medicamento, antibiótico semisintético, derivado de la penicilina, y junto a la ampicilina y a la bacampicilina, conforman el grupo de aminopenicilinas.  

Las aminopenicilinas presentan una composición química que les permite ser mejor absorbido por el organismo, además de tener efecto sobre un amplio espectro de bacterias. Es por esta razón que se usa, con gran frecuencia, como primer medicamento en casos de infecciones, tanto en humanos como en animales.

Sin embargo, esto no quiere decir que algunas bacterias puedan presentar cierta resistencia a este tipo de antibióticos.

Origen de la amoxicilina

La amoxicilina fue probada por vez primera en el año 1972. A partir de ese momento, su comercialización estuvo en manos de la empresa británica de productos farmacéuticos, productos de cuidado dental y de la salud GlaxoSmithKline, bajo las denominaciones comerciales de Amoxil®, Clamoxil® o Augmentine®.

En la actualidad, dicha patente ya ha caducado, por lo que ahora se consigue en el mercado bajo otros nombres. Tales como: Actimoxi®, Amoxibiotic®, Amoxicilina®, Amoxidal®, Pamoxicilin®, Lamoxi®, Polumox®, Trimox®, Tolodina® y Zimox®.  

En España, la amoxicilina se consigue bajo las siguientes denominaciones comerciales: Amoxaren®, Amoxigobens®, Britamox®, Clamoxyl®, Hosboral®.

También se puede conseguir en presentaciones genéricas. Tal es el caso de Clamoxyl mucolítico®.

¿Para qué sirve la amoxicilina?

La amoxicilina es usada para tratar ciertas infecciones de origen bacteriano.  Se administra en los casos de neumonía, bronquitis, infecciones de los oídos, nariz, garganta, tracto urinario y de la piel. Combinada con otros medicamentos también se aplica en el tratamiento de la Helicobacter pylori (H. Pylori), bacteria causante de úlceras gástricas y otras afecciones estomacal.

amoxicilina

Su uso es tanto en la medicina humana como en la veterinaria.

Hay infecciones que presentan bacterias resistentes al uso de la amoxicilina, por lo que existe en el mercado medicamentos con otro compuesto adicional, como el ácido clavulánico o sulbactam, que permite aumentar la estabilidad de la amoxicilina y el espectro de la misma.

Casos en los que se administra amoxicilina/ácido clavulánico:

  • Infecciones agudas de oído, nariz y garganta
  • Infecciones del aparato respiratorio
  • Infecciones del aparato urinario
  • Infecciones de la piel, tejidos blandos y dentales
  • Infecciones de los huesos
  • Infecciones intra-abdominales
  • Infecciones genitales en mujeres

Presentaciones de la amoxicilina

La amoxicilina viene en presentaciones, para ser suministrada mediante vía oral (comprimidos) y por vía parenteral (intravenosa, intramuscular y subcutánea). Aunque esta última no es permitida en todos los países, ya que ha sido comprobado su incidencia sobre el sistema auditivo y renal, llegando a causar en algunos casos problemas de audición.

Para ser suministrado de forma oral, la amoxicilina viene en forma de comprimidos de 500 mg y 750 mg, y en suspensión de 500 mg.

Contraindicaciones de la amoxicilina, amoxicilina/ácido clavulánico

Existen personas que no pueden consumir ciertos medicamentos, por las reacciones que estos causan a su organismo, Por lo tanto, no pueden consumir amoxicilina quienes presenten alergias a:

  • Amoxicilina
  • Penicilinas
  • Ácido clavulánico
  • Si ha manifestado reacción alérgica o de hipersensibilidad, -dermatitis, edemas-, o algún trastorno hepático, como ictericia, al ingerir otro antibiótico.

Para evitar reacciones adversas o choques con otros medicamentos que puedan afectar la salud o el efecto del tratamiento, es necesario que al ser recetado amoxicilina el paciente le indique al médico lo siguiente:

  • Si sufre de mononucleosis infecciosa
  • Si está recibiendo tratamiento por enfermedades hepáticas o renales
  • Si sufre de retención de líquido
  • Si consume medicamentos para la gota (Alopurinol/Probenecid)
  • Si ingiere anticoagulantes (Warfarina)
  • Si está embarazada o sospecha estarlo, o en período de lactancia

¿Cómo consumir la amoxicilina?

amoxicilina

Es importante tener en cuenta que la amoxicilina es un medicamento que sólo debe ser consumido bajo estricta vigilancia médica, debido a los diversos efectos adversos que puede tener sobre el organismo.

Además, una vez aplicado el tratamiento es necesario el monitoreo constante del paciente para poder así conocer, tanto la evolución del paciente como la presentación de algún nuevo síntoma o efecto.

Dosis recomendadas

  • Para adultos y niños con peso igual o superior a los 40 kilos, la dosis normal recomendada es de:
  • 1.000 mg/100 mg cada 8 a 12 horas
  • Dosis superior:
  • 1.000 mg/100 mg cada 8 horas o
    • 2.000 mg/200 mg cada 12 horas
  • Si son infecciones de mayor gravedad, la dosis puede llevarse hasta:
  • 2.000 mg/200 mg cada 8 horas.
  • Como tratamiento preventivo, pre y post-operatorio, se recomienda:
  • 1.000 mg/100 mg a 2.000 mg/200 mg antes de la intervención.

Efectos secundarios de la amoxicilina

Como se mencionó anteriormente, la amoxicilina es un medicamento que debe ser administrado bajo estricta supervisión médica. Su venta debe ser con prescripción médica. 

En algunos países no está aprobada la aplicación parenteral (intramuscular o intravenosa) debido a su comprobado efecto nocivo al sistema auditivo renal, llegando a causar en algunos casos pérdida de la audición.

Al igual que cualquier otro medicamento la amoxicilina puede causar algunas reacciones adversas en personas con sensibilidad. Por esta razón, es necesario que cuando se aplique amoxicilina se esté atento a los síntomas que pudiese presentar.

Los síntomas más comunes son:

  • Reacciones alérgicas en piel: Erupciones
  • Inflamación de los vasos sanguíneos (vasculitis): Puede presentarse como puntos rojos o morados en la piel.
  • Alta temperatura corporal, dolor articular, inflamación de las glándulas en cuello, axilas o ingles.
  • Angiodema: Inflamación de la boca que dificulta la respiración
  • Diarrea: Inflamación del intestino grueso causando evacuaciones acompañadas con sangre y mucosidad
  • Aftas (cándida): Infección por hongos en la vagina, boca o mucosas
amoxicilina

También existen otros efectos, que, aunque se consideran poco frecuentes por su incidencia, (1 % de los pacientes), se les debe prestar atención:

  • Erupciones cutáneas acompañadas de escozor
  • Náuseas, vómitos, indigestión
  • Mareos
  • Cefaleas

Otros síntomas menos frecuentes son:

  • Eritema uniforme: Lesiones, generalmente en la piel y la boca.
  • Inflamación y enrojecimiento a lo largo de la vena
  • Meningitis aséptica: Inflamación de la membrana protectora que rodea el cerebro
  • Erupciones generalizadas con ampollas y descamación de la piel
  • Ictericia
  • Inflamación del hígado
  • Bajo recuento de las células implicadas en la coagulación de la sangre
  • Bajo recuento de glóbulos blancos

La información suministrada en este post no pretende en ningún momento sustituir las opiniones médicas, por lo que aconsejamos si tiene alguna dolencia, antes de consumir cualquier medicamento, consulte a su médico.

Y como siempre, si te ha gustado, has aprendido algo nuevo y te ha parecido interesante… ¡Síguenos y comparte en tus redes sociales!

Please follow and like us:

Deja un comentario