Aparato Genitourinario – Semiología y exploración clínica

A diferencia de otros sistemas, como por ejemplo el sistema neurológico o el cardiovascular, el sistema genitourinario tiene una exploración físisca muy limitada.

Pasos a seguir delante de un enfermo con síntomas de patología genitourinaria:

1. Anamnesi básica:

  • Motivo de consulta
  • Antecedentes:
    • Familiares (HTA, DM, episodios CV insuficiencia renal (R), PQR (poliquistosis renal), SD. Alport (forma de nefritis hereditaria),… Los antecedentes familiares tienen importancia ya que varias nefropatías son de base enética.
    • Personales:
      • Enfermedades previas: cólicos renales, infecciones urinarias, colúria (coloración oscura de la orina debido a un aumento de la bilirrubina), ingresos hospitalarios, intervenciones,…
      • Fármacos
      • Hábitos tóxicos.

 

2. Síntomas:

2.1. Síntomas generales:

No son específicos del sistema genitourinario pero acompañan a los síntomas propios de este. Son básicamente los que estan asociados a la IR: astenia (cansancio), dispnea, rampas, palidez, edemas, HTA.

2.2. Síntomas específicos nefrourológicos:

  • Disuria (dolor o molestia al orinar), polaquiuria (orinar muy frecuentemente), tenesmos (falsas ganas de orinar), y urgencia –> Sd. Unirario (obedece a los síntomas que da u cólico renal o una infección por ejemplo)

Sd. Urinario:  disuria + polaquiuria + tenesmos

  • Polaquiuria (hace referencia a la cantidad de volumen qu ese orina). en algunas enfermedades renales se pierde la capacidad de conecntración urinaria y los enfermos se quejan de orinar mucha cuantidad. La diuresis normal de una persona sana (aunque depende de las condiciones de temperatura, de la sudoración y de los hábitos de ingesta de agua) es de 1,5 L/día aproximadamente. Hablamos de poliúria cuando el enfermo orina > 3 L/día.
  • Oliguria y anúria (cuando el enfermo orina poco, al contrario que la poliúria). Definimos oliguria cuando se orina < 0,5 L/día. En un caso mas extremo la anúria es cuando se orina < 100 cm3/día.
  • Nictúria: necesidad de levantarse por la noche para ofirnar
  • Pneumatúria (expulsión de gas con la orina). Es poco frecuente pero cuando un enfermo refiere tenir pneumatúria hay que prestarle mucha atención ya que es un dato semiológico muy imporante, ya que generalmente obedece a dos grandes motivos:
    • Infección urinária causada por un germen productor de gas, como por ejemplo el E.coli.
    • Fístula que comunica la vía digestiva con la vía urinaria, por lo tanto es un gas intestinal el que se está excretando por la orina.
  • Secreción uretral: excreción de pus por la uretra.
  • Hematuria (presencia de sangre en la orina). Hay que ir con cui9dado con los falsos positivos, por ejemplo la ingesta de setas.
  • Dolor nefrourológico: de todos los síntomas ya comentados, es la causa mas habitual de asistencia a urgencias.

También tenemos síntomas específicos según el sexo debido a  las diferencias en la anatomái, entre otras. Así pues, será necesario enfocar la anamnesi y dirigida según si es hombre o mujer. hay que tener en cuenta que el sistema urinario y el sistema reproductor anatómicamente se encuentra muy cerca y por lo tanto,  muchas patologías de la vía reproductora pueden tener también manifestaciones urinarias.

Hombres:

  • Prostatismo: es muy común que los hombres a partir de los 50-55 años tengan problmeas miccionales debido a un adenoma prostático (o hiperplasia prostática benigna) que impide el vaciado de la bufeta.
  • Retraso miccional, es cuando el paciente se tiene que esperar porque no sale la orina y apenas sale flujo.
  • Disminución del flujo.
  • Incontinencia (orina por rebosamiento). Parece contradictorio pero ocurre debido a que el paciente va a orinar cuando ya tiene la bufeta muy llena y es incapaz de retener la orina.
  • Geteo terminal (de la misma manera que se tarda en arrancar a orinar, también puede existir, que no se termine de orinar.
  • Alteraciones en la esfera sexual (impotencia)
  • Dolor perineal-rectal

 

Mujeres:

  • Disminución del flujo. Frecuente en mujeres grandes ya que a veces hay esclerosis del cuello que también hacen que tengan dificultades en el vaciado de la orina.
  • Incontinencia (orina por rebosamiento o por perdua de la estructura del surco pélvico debido a embarazos y partos previos)
  • Alteraciones menstruales, secreción vaginal.
  • Alteraciones en la esfera sexual: disparéunia (relación sexual dolorosa)
  • Alteraciones obstétricas.

 

Por lo tanto, en la anamnesis dirigida preguntaremos por:

  • Antecedentes menstruales y obstétricos (en el caso de una mujeres):
    • Edat menarquia (10-15 años)
    • Menopausa (45-55 años)
    • amenorrea, metrorragia
    • Antecedentes obstétricos: número de gestaciones, abortos, incidencias (HTA, diabetis, infecciones)…)

 

  • Antecedentes sexuales (se han de contextualizar, no lo preguntaremos sistemáticamente, en según que patologias lo pasaremos por alto):
    • Número de parejas, tipos de relaciones, utilización de preservativos, enfermedades de transmisión sexual, deseo sexual, molestias en el coito, orgasmos.

 

3. Exploración física:
– Inspección: Debemos observar los genitales para descartar alguna malformación. En algunos casos podremos encontrar una distensión infraumbilicar por un blobo vesical o una distensión abdominal por grandes masas renales en enfermos con PQR (poliquistosis renal, que cursa con aumento de la grandaria de los roñones). Hay que observar también la presencia de cicatrices, cateteres y sondas.

– Palpación abdominal (técnica bimanual – con el paciente estirado consiste en colocar una mano en la espalda y otra en el dorso. Con la mano de la espalda hacemos presión y con la mano de delante notamos la presencia de cualquier masa que tenga contacto posterio, como por ejemplo un riñón más grande de lo normal o un tumor renal), movimiento con la inspiración profunda, fosas lumbares, PPL (puño percusión lumpar – se ha de ir con cuidado con los enfermos que vienen refiriendo un dolor cólico renal, ya que esta técnica les resulta muy dolorosa).

– Percusión: aporta muy poco información excepto cuando se ha perdido el timpanismo debido a una masa presenten en la bufeta por ejemplo.

– Auscultación: tampoco nos aporta demasiada información. Sólo nos es muy útil por auscultación de soplos arteriales a nivel de fosas lumbares o a nivel de las arterias femorales, sobretodo en pacients con HTA. La presencia de estos soplos nos indicaría una HTA secundaria a una estenosis de arteria renal.

– Tacto rectal: Lo practicaremos siempre que sea necesario para valorar la consistencia y textura de la próstata. Si la exploración resulta dolorosa podemos pensar en una postatitis, si tiene mucha consistencia podremos pensar en una neoplasia prostática, etc. Es sencilla de realizar y muy importante.

– Exploración de los genitales masculinos

– Exploración de los genitales femeninos

 

 

Deja un comentario