Cómo curar el pie de atleta

El pie de atleta es una enfermedad de la piel causada por un hongo, que recibe este nombre porque aparece entre los dedos de los pies y es muy común entre los deportistas. El calzado crea un ambiente idóneo para su reproducción, ya que la calidez, oscuridad y humedad no faltan. Piscinas, duchas o vestuarios son también excelentes caldos de cultivo para la propagación de la infección.

Algunos expertos la denominan tiña podal, pudiendo presentarse también en los talones y en las palmas o entre los dedos de las manos. Conviene saber que el hongo del pie de atleta es muy contagioso y resulta extremadamente molesto y doloroso.

hongo

El contagio del pie de atleta puede producirse por contacto directo con la persona que lo padece, así como con prendas, toallas o calzado infectado, aunque lo más usual es contagiarse por caminar descalzo sobre superficies de lugares públicos contaminados.

Síntomas del pie de atleta

Hemos de tener en cuenta que no todas las alteraciones que aparecen en esa zona son pie de atleta. Eccemas, psoriasis o reacciones alérgicas suelen confundirse con esta afección. Los síntomas más evidentes del pie de atleta son:

  • Agrietamiento y descamación de la piel.
  • Enrojecimiento.
  • Ardor o picazón.
  • Dolor punzante.
  • Decoloración de las uñas.
  • Aparición de ampollas.
  • Mal olor.

Prevención del pie de atleta

No resulta sencillo prevenir la aparición del hongo. Sin embargo, existen ciertas pautas que pueden contribuir a evitarla. Es aconsejable un lavado diario de pies con agua y jabón y realizar un secado cuidadoso, especialmente entre los dedos. Igualmente, se recomienda cambiar regularmente de zapatos y calcetines y utilizar sandalias en las duchas públicas. Los polvos de talco ayudan a reducir la transpiración y, por tanto, contribuyen a reducir la humedad en la zona.

Los fungicidas y otros tratamientos médicos cada vez resultan más eficaces. Medicamentos tópicos (cremas, polvos, líquidos, aerosoles…) u orales son la mejor opción para eliminar el pie de atleta, aunque existen alternativas mucho más naturales.

zapatos

Remedios naturales para los pies de atleta

Cuando aparece un pie de atleta es raro que desaparezca de forma espontánea, más bien ocurre lo contrario: tiende a propagarse si no se aplica rápidamente el oportuno tratamiento. A continuación, ofrecemos algunos trucos y remedios naturales efectivos para combatir este hongo:

  1. Aplicar la savia de una hoja de aloe vera tres o cuatro veces al día y dejar que seque al aire.
  2. Introducir los pies en un recipiente con dos litros de agua caliente y medio litro de vinagre.
  3. Aplicar yogur natural entre los dedos y, tras una hora, enjuagar con agua bien limpia y secar.
  4. Mezclar bicarbonato sódico con agua hasta obtener una pasta densa. Frotar la zona afectada, enjuagar y secar tras algunos minutos.
  5. Elaborar una cataplasma con ajo, aceite de almendras y llantén. Dejar actuar sobre el área durante una hora aproximadamente.
  6. Realizar baños con agua y sal.
  7. Frotar la zona con una infusión de jengibre, valiéndonos de un trozo de algodón.
  8. Realizar una pasta a base de ajo picado y miel. Aplicar sobre la zona del hongo y dejar actuar unos 20 minutos aproximadamente.
  9. Realizar friegas con aceite esencial de romero y aceite de oliva.

En resumen, la prevención es la mejor aliada contra el pie de atleta. Si los remedios naturales enumerados no funcionan, en caso de haber resultado contagiados, la mejor opción es dirigirnos a un dermatólogo o médico especializado. Cuanto antes detengamos la propagación, menos molestias y dolores para los afectados.

Please follow and like us:

Deja un comentario