Cómo curar las hemorroides

La enfermedad hemorroidal sigue siendo tabú, nadie habla de ella, pero la padece un importante porcentaje de la población. Las hemorroides son una especie de almohadillas de tejido submucoso, compuestas por venas y arteriolas del conducto anal. Cuando el flujo sanguíneo se interrumpe en la zona, se producen dilataciones varicosas que dan origen al problema.

Las hemorroides agrandadas o dilatadas generan dolor, picor, escozor e, incluso, sangrado. El momento de la defecación es el más crítico, ya que aumenta considerablemente la presión en la zona. Una sensación usual entre las personas con enfermedad hemorroidal es la de vaciamiento incompleto del intestino al defecar.

Las causas que provocan las hemorroides son diversas. El estreñimiento, el sedentarismo, el sobrepeso, una dieta inadecuada o ciertos problemas congénitos son algunas de ellas.

almorranas

Las hemorroides pueden ser internas o externas y se dividen en cuatro grados:

  • Grado I. Las personas con enfermedad hemorroidal en grado I pueden permanecer asintomáticas. Sólo sienten molestias leves y puntuales.
  • Grado II. En este grado, son usuales síntomas como los sangrados indoloros, quemazón, picor etc. En algunas ocasiones se producen incarceraciones o estrangulamientos de las hemorroides, que provocan un intenso dolor.
  • Grados III y IV. Los síntomas y las molestias son mayores, produciéndose también exudados, incontinencias ocasionales, sensación de cuerpo extraño en el área etc.

Para realizar el diagnóstico de las hemorroides y para descartar otro tipo de patologías se utiliza el tacto rectal, proctoscopias, rectoscopias, colonoscopias etc.

Los mejores remedios y productos naturales para las hemorroides

Llevar una dieta equilibrada y rica en fibra es crucial para evitar el estreñimiento y, por tanto, las hemorroides. Los expertos recomiendan ingerir alrededor de 30 gramos de fibra diaria.

El salvado de trigo, la avena, las semillas de chía, las de amapola, el lino, la linaza y las frutas deshidratadas contienen un alto porcentaje de fibra. Otros productos que debemos incorporar a nuestra alimentación diaria son: espinacas, pasas, brócoli, judías, nueces etc.

Al margen de la alimentación, resulta de vital importancia hacer ejercicio diario de forma moderada y se recomiendan los baños de asiento con agua tibia para atenuar los síntomas. Éstos han de durar alrededor de 15 minutos y deben realizarse 2 ó 3 veces al día.

El deporte es un magnífico aliado a la hora de combatir esta dolencia, pero deberían dejarse a un lado actividades como montar en bicicleta, el remo o montar a caballo.

Otros remedios y sencillos consejos son:

  • Emplear esponjas o toallitas húmedas para limpiar la zona. La higiene anal es muy importante cuando se padecen hemorroides y los medios empleados deben ser los citados.
  • Evitar estar sentado demasiado tiempo en el baño y los esfuerzos.
  • No rascar la zona afectada, por mucho que pique.
  • Aplicar hielo o frío durante unos minutos.
  • Usar jabones neutros. El resto de jabones y los corticoides empeoran la sintomatología de las hemorroides.

Tratamiento de las hemorroides

Los síntomas leves se tratan con pomadas o supositorios. Algunos de ellos contienen corticoides, por lo que resulta imprescindible consultar al médico en caso de tratamientos prolongados. Principios como la lidocaína o  el hamamelis logran reducir considerablemente el dolor agudo.

hamamelis
Hamamelis

Cuando los síntomas se agravan, los métodos anteriores pueden no ser suficientes. La escleroterapia consiste en inyectar fenol en aceite de almendras u otras sustancias, con el fin de disminuir la vascularidad y ayudar a la cicatrización. De esta forma, se evitan los prolapsos y disminuyen las molestias.

En ocasiones, es aconsejable inyectar microespuma. Este elemento logra secar las hemorroides y suprimir los síntomas.

La ligadura con bandas elásticas guiada por ecografía Doppler o la aplicación del láser son otras dos alternativas que evitan la cirugía de las hemorroides. Ésta se utiliza cuando el resto de tratamientos no resultan efectivos.

La evolución de la enfermedad hemorroidal suele ser buena si se elige adecuadamente el tratamiento. Las complicaciones pueden llegar en forma de fisuras anales o alteraciones dermatológicas.

Librarnos de las hemorroides es sencillo llevando una alimentación equilibrada, haciendo algo de ejercicio y evitando el sedentarismo. Todo ello merece la pena, si no deseamos sufrirlas en silencio.

Fotos: Wikimedia/WikipedianProlific, translated by Rage against/Wayansad

Please follow and like us:

Deja un comentario