Cómo se puede evitar la transmisión de Helicobacter Pylori

La bacteria Helicobacter Pylori se aloja en el estómago y puede llegar a irritarlo hasta el grado de causar úlcera gastroduodenal y algunos tipos de cáncer. No obstante, la mayor parte de la población infectada, que en algunos lugares del mundo es el 90%, no presentan síntomas durante toda su vida, por lo que no saben que tienen la bacteria en su interior. Quienes sí los muestran experimentan dolor en la parte superior del abdomen, falta de apetito, eructos de forma continua, pérdida de peso sin motivo y otros tipos de malestar.
Para evitar la transmisión de la bacteria se deben tomar determinadas medidas preventivas. De este modo el riesgo de contraer una infección o transferirla a otros puede disminuir de forma importante. Los métodos se pueden dividir en reducir los factores de riesgo y prevenir la aparición de la bacteria.

Reducir factores de riesgo que lleven a la transmisión de Helicobacter Pylori

  • Alimentos que no hayan sido cocinados: El consumo de alimentos que no han sido cocinados adecuadamente aumenta los riesgos de sufrir una infección bacteriana. Por tanto se debe evitar cualquier alimento que no haya sido elaborado a alta temperatura para acabar con las bacterias o que haya sido manipulado sin tomar las medidas higiénicas necesarias, como frutas y verduras que no han sido lavadas o carnes y pescados que se han cogido con las manos. En determinaos lugares del mundo se recomienda no consumir alimentos cocinados fuera de la vista, ya que las condiciones higiénicas los convierten en un foco potencial de infecciones.
  • Lugares faltos de higiene: Además de los alimentos y bebidas, las condiciones de algunos lugares hacen que la Helicobacter Pylori se transmita con mayor facilidad. Se deben evitar estos lugares siempre que sea posible, como fuentes de agua estancada o sucia, alcantarillas y sitios similares.
    También se debe actuar con cautela en baños públicos o instalaciones en las que la limpieza no sea la adecuada, establecimientos en los que el personal no use guantes o sitios donde se toquen mercancías después de haber tenido contacto con personas o incluso dinero, ya que también puede ser un medio de transmisión de bacterias.
  • Transmisión de Helicobacter Pylori de forma involuntaria: Como la mayor parte de la gente infectada no sabe que lo está, se puede transmitir la bacteria con cierta facilidad. Usar utensilios que hayan sido tocados por estas personas sin estar lavados adecuadamente o el contacto directo con una de estas personas si ha utilizado el servicio y no se ha lavado las manos, por ejemplo, puede causar un peligro potencial. La saliva es otro de los focos de infección, por lo que la Helocibacter Pylori se puede transmitir al besar a alguien infectado. Por tanto es necesario obrar con cautela en caso de tener sospechas de la presencia de bacterias.

Métodos de prevención contra la transmisión

Para prevenir la infección por Helicobacter Pylori lo primordial es seguir unas pautas higiénicas adecuadas, tanto en el hogar como fuera de este.

  • Lavarse bien las manos: Las manos son el primer medio con el que se puede transmitir una bacteria. Por ello hay que mantenerlas siempre lo más limpias que sea posible. Debemos lavarnos las manos con agua y jabón frecuentemente, en especial después de utilizar el cuarto de baño o antes de tocar algún tipo de alimento.
    Es conveniente que el agua esté templada y se recomienda utilizar un dispensador de jabón líquido en lugar de una pastilla, que puede haber sido contaminada. Ponemos una pequeña dosis de jabón en las manos y las humedecemos. Frotamos durante unos segundos haciendo especial hincapié entre los dedos, las uñas y el dorso de las manos, que suelen descuidarse con mayor frecuencia. Posteriormente las enjuagamos bien y secamos con una toalla que esté limpia, preferiblemente desechable.
  • Evitar comer en lugares insalubres: En los países desarrollados las medidas de higiene suelen ser muy estrictas, de modo que suele haber pocas probabilidades de infección si comemos en restaurantes y lugares similares. No obstante, si observamos que un local deja que desear en materia de limpieza, o estamos en un lugar donde las medidas de higiene no son las mismas, como en países no desarrollados, puestos callejeros, etc, lo mejor es no consumir productos de ningún tipo.
  • Personas infectadas: Si estamos infectados con Helicobacter Pylori o hay alguien cerca que lo esté, hay que extremar las precauciones al tratar con los demás. Los utensilios que utilice una persona infectada deben separarse de los del resto de personas, en especial los que tienen contacto con la boca, como el cepillo de dientes o los cubiertos para comer.
    Tampoco debe dejarse en manos de alguien con Helicobacter Pylori la elaboración de comidas o su servicio, ya que el contacto aumentar las probabilidades de transmitir la bacteria a otras personas.