Dejar de fumar

El primer paso para dejar de fumar es concienciarse de los peligros que supone para su salud y la de los que le rodean. Si desea quitar el tabaco de su vida debe convencerse de los beneficios que le aportará una vida sin humos, fortalecer su voluntad y autoprohibirse fumar.

Peligros del tabaco

El tabaco es una planta originaria de América. Si el tabaco es perjudicial para la salud, ello se debe a su composición. A lo largo de los años se han añadido multitud de componentes químicos en los cigarros con el objetivo de mejorar su olor, sabor y aumentar la adicción de los fumadores. De las más de 4000 sustancias químicas presentes en los cigarrillos, medio centenar de ellas son cancerígenas. Entre las sustancias tóxicas de los cigarros destacan alquitranes, arsénico, cadmio, níquel, cloruro de vinilo, polonio 210, amoniaco, acetona, monóxido de carbono y metanol.

Tabaco y enfermedades

El tabaco es la causa de la mayor parte de los casos diagnosticados de bronquitis y de gran parte de las enfermedades del corazón. Las mujeres fumadoras sufren un adelanto de la menopausia (entre dos y tres años de media), además de aumentar los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares y osteoporosis.

Tabaco y cáncer

El consumo de tabaco es la causa reconocida de distintos tipos de cáncer, como el de esófago, vejiga urinaria, cavidad bucal y laringe.

Efectos del tabaco en la piel

El tabaco altera la piel de todo el cuerpo pero es sobre todo en la cara donde se notan más la deshidratación y el envejecimiento ya que se suman los efectos de los rayos ultravioletas del sol. El envejecimiento prematuro en la piel lo sufren más las mujeres ya que su piel suele ser más delicada que la de los hombres.

Si ya ha tomado la decisión de quitar el tabaco de su vida, le ofrecemos los siguientes consejos para dejar de fumar.

Quiere dejar de fumar pero el clásico «porque es malo para usted» no es suficiente. Pues lo primero que necesita es una poderosa razón personal para dejar de fumar: su salud, la salud de su familia, ahorro, la idea de sufrir un cáncer de pulmón o quizás le gustaría verse y sentirse más joven. Elija un motivo lo suficientemente fuerte como para contrarrestar el impulso de encender un cigarrillo.

  1. Puede parecer sencillo, pero fumar es una adicción y no va a ser sencillo superar los síntomas de la abstinencia sin ayuda: piense en tratamientos o medicamentos.
  2. No lo intente solo: dígale a sus amigos, familiares y compañeros de trabajo que usted está tratando de dejar de fumar para aumentar sus probabilidades de éxito.
  3. Una de las razones por las que la gente fuma es porque les ayuda a relajarse. Antes de dejar el tabaco, busque otra manera de lidiar con el estrés: deporte, masajes, escuchar música relajante o aprender yoga o tai chi.
  4. Ciertas actividades pueden aumentar su deseo de fumar. El alcohol es uno de los desencadenantes más comunes, así que trate de beber menos cuando usted dejar de fumar. Del mismo modo, reduzca el consumo de café.
  5. Una vez que usted ha fumado su último cigarrillo, tire todos los ceniceros y encendedores, limpie sus alfombras, cortinas y tapicería para evitar oler nada que le recuerde el tabaco.

Plan para dejar el tabaco

Empiece elaborando una lista con las razones a favor y en contra del tabaco. Repase la lista diariamente siga los siguientes consejos:

  1. Cuide su alimentación a base de una dieta sana y equilibrada con el objetivo de evitar el riesgo de ganar peso asociado a dejar de fumar
  2. Realizar un ejercicio físico y dormir bien le ayudarán a relajarse y aliviar la tensión que produce las ganas de fumar; igualmente, puede practicar yoga, pilates u otras técnicas para favorecer la relajación
  3. Beba agua en abundancia; se recomiendan beber más agua para ayudar a eliminar toxinas; aparte del agua, puede beber zumos, leche, cafés y tés en abundancia
  4. Llene su tiempo con actividades lúdicas y evite aquellas situaciones que le incitan a fumar (sobre todo las situaciones que le provocan estrés); ayúdese usted mismo contra los impulsos que le empujan a fumar
  5. Aprenda a superar el impulso de fumar: Los primeros días son los más difíciles pero si gana consigue evitar encender un cigarrillo cada vez que tenga ganas de fumar estará en el buen camino, es conveniente probar técnicas de substitución de hábitos. Lleve un amuleto, coma chupachups, mastique regaliz. Rituales substitutorios.
  6. Comparta sus momentos difíciles con un familiar o amigo; hable con personas que hayan conseguido dejar de fumar y escuche sus consejos
  7. No utilizar fármacos para dejar de fumar que no se hayan conseguido a través de tratamientos garantizados y autorizados

Chicles de nicotina

Los chicles de nicotina proporcionan una fuente de nicotina que reduce los síntomas de abstinencia que se experimentan al dejar de fumar. Los chicles de nicotina se utilizan por vía oral y no deben tragarse. Por lo general, el tratamiento comienza con chicles de 2 mg. Se utiliza un chicle de nicotina cada 1 a 2 horas al principio o bien se tienen ganas de fumar.

Cada chicle debe masticarse lentamente hasta que pueda probar la nicotina o sentir un cosquilleo leve en la boca. Luego deje de masticarlo y coloque el chicle entre la parte interior de la mejilla y la encía. Cuando el cosquilleo desaparezca (cerca de 1 minuto), comience a masticar nuevamente; repita este procedimiento durante unos 30 minutos. Al igual que con los parches de nicotina, se realiza una disminución gradual de los chiches espaciando su consumo, para aliviar los síntomas de la abstinencia de nicotina.

Evite comer y tomar bebidas (especialmente café o bebidas gaseosas) antes y durante el uso del chicle ya que podría disminuir la absorción de nicotina.

Cuándo consultar al médico

Consulte a su médico si experimenta alguno de los siguientes síntomas:

  • úlceras en la boca o dolores musculares em la mandíbula
  • crisis convulsivas
  • frecuencia cardíaca irregular
  • dificultad para respirar

Marcas más habituales de chicles de nicotina

  • Nicorette
  • Nicotinell

Parches de nicotina

Los parches de nicotina son uno de los métodos más populares entre aquellas personas que desean dejar de fumar. Cada parche contienen una fuente de nicotina que reduce los síntomas de abstinencia experimentados al dejar de fumar cigarrillos.

Los parches de nicotina se aplican directamente sobre la piel, una vez al día, por lo general a la misma hora y normalmente en la parte superior del tórax, en los brazos o en la cadera. El parche debe utilizarse entre 16 y 24 horas, de acuerdo a las instrucciones especificadas dentro del envase. Es posible ducharse o bañarse con el parche. Una vez retirado el parche, es aconsejable utilizar el siguiente sobre un área diferente de la piel con el objetivo de prevenir una posible irritación.

Después de haber usado el parche durante un periodo de al menos 2 semanas, suelen utilizarse parche con una dosis menor de nocotina. Los parches se utilizan con dosis de nicotina menores de manera gradual, ya que de ese modo se reducen los síntomas de abstinencia de la nicotina.

Cuándo consultar al médico

Consulte a su médico si experimenta alguno de los siguientes síntomas:

  • erupciones en la piel o inflamaciones
  • crisis convulsivas
  • frecuencia cardíaca irregular
  • dificultad para respirar

Marcas más habituales de parches de nicotina

  • Habitrol
  • NicoDerm
  • Nicotine transdermal system
  • Nicotrol
  • ProStep

Zyban para dejar de fumar

Zyban es un medicamento a base de clorhidrato de bupropión, recetado bajo prescripción médica a las personas que desean dejar de fumar.

Este medicamento se ha venido utilizando en los Estados Unidos como antidepresivo durante varios años. Sin embargo, se ha descubierto que su administración hacía disminuir las ganas de fumar.

Las pastillas de Zyban no contienen nicotina y GlaxoSmithKline, el fabricante de este medicamento, recomienda iniciar el tratamiento con una pastilla de 150 miligramos al día, durante los tres primeros días. A partir del tercer día, se toma una pastilla de 150 miligramos por la mañana y otra por la tarde. Es necesario espere un mínimo de ocho horas entre cada pastilla.

Zyban está contraindicado en aquellas personas que han sufrido epilepsia, tumores cerebrales, trastorno alimenticios y dependencia al alcohol. Este medicamento necesita prescripción médica: su médico le aconsejará antes de iniciar el tratamiento.

Cuándo consultar al médico

Consulte a su médico si experimenta alguno de los siguientes síntomas:

  • insomnio
  • sequedad en la boca
  • temblores, taquicardias o frecuencia cardíaca irregular
  • erupciones en la piel

Quomen para dejar el tabaco

Quomen® es un fármaco a base de bupropión indicado para ayudar a dejar de fumar en pacientes con dependencia a la nicotina. Se recomienda comenzar el tratamiento mientras el paciente todavía fuma y fijar una «fecha para dejar de fumar» dentro de las dos primeras semanas de haber iniciado el tratamiento con Quomen®.

Por lo general, el médico receta una dosis inicial de 150mg/día (una tableta) durante los tres primeros días de tratamiento para luego continuar con una dosis de 300mg/día (dos tabletas) a partir del momento en que haya dejado de fumar y hasta el final del tratamiento(entre 7 y 9 semanas).

Cuándo consultar al médico

Consulte a su médico si experimenta alguno de los siguientes síntomas:

  • hipersensibilidad o reacciones en la piel
  • agitación, insomnio o temblores
  • frecuencia cardíaca irregular
  • dificultad para respirar

Acupuntura para dejar el tabaco

La acupuntura es una de los métodos que se ofrecen para ayudar a dejar de fumar. La adicción al tabaco y la ansiedad pueden atenuarse gracias a estas técnicas. De hecho, la acupuntura es una técnica proveniente de la medicina tradicional china con gran aceptación en la actualidad. La terapia con acupuntura consiste estimular el recorrido de las corrientes de energía que se dan en el organismo humano.

Se colocan pequeñas agujas esterilizadas en aquellos puntos del cuerpo conectados con la parte del cerebro responsable de la adicción al tabaco, la ansiedad, el insomnio y otros síntomas del síndrome de abstinencia. El objetivo de esta terapia es disminuir la ansiedad que provoca el hecho de dejar de fumar. Las sesiones suelen durar unos 30 minutos y el tratamiento unas cuatro semanas.

Hipnosis para dejar el tabaco

Es posible utilizar técnicas de hipnosis para dejar el tabaco provocando en la persona hipnotizada sentimientos positivos en cuanto a no fumar. La hipnosis es un estado en el que la persona se encuentra en una fase de relajación mental en la que se desconectan los sentidos que nos comunican con el mundo exterior (olfato, oído, gusto, tacto y visión).

Durante las sesiones de hipnosis (cuya duración es inferior a una hora), el terapeuta provoca en la persona hipnotizada sentimientos positivos sobre la idea de dejar el tabaco, induciendo el rechazo del sabor y el olor del tabaco con el objetivo de superar su adicción.

El método más usado es la del psiquiatra norteamericano Herbert Spiegel, que consiste en tres sugestiones fundamentales:

  • vivir sin tabaco es agradable
  • el humo del tabaco es veneno
  • debemos proteger nuestro cuerpo contra el humo del tabaco
Please follow and like us:

Deja un comentario