El oído medio. concepto de caja timpánica. Huesecillos del oído

Al otro lado del tímpano llegaremos a una cámara estrecha que es el oído medio o caja del tímpano, que está cruzada por un punte de tres huesos, el martillo, el yunque y el estribo.

El mango del martillo está fijo en el tímpano y constituye el primer hueso de la cadena osicular que termina con la base del estribo, que se halla sujeta por un anillo elástico a una ventana oral situada en la pared opuesta del tímpano, que es la pared interna de la caja el tímpano, de tal modo que las vibraciones recogidas por el tímpano son trasmitidas por un mecanismo de palancas compuesto por el martillo, el yunque y el estribo al oído interno. Gracias a un movimiento semejante al de un pistón dentro de un cilindro.

Este mecanismo de palanca formado por los músculos tendones, que mueven la cadena de osículos determina un aumento del sonido unas 25 veces.

Al otro de la base del estribo la sensación sonora ya penetra y se transmite por oído interno por un mecanismo de fluidos (líquidos) más tarde habrá una transmisión nerviosa que va al cerebro.

 

LA MESTOIDES.

La caja del oído medio es una cavidad labrada dentro del hueso temporal junto con unas cavidades neumáticas, la mayor de ellas es la denominada mestoides, formada por muchas celdillas de hueso esponjoso que comienza a formarse o cavitarse en el primer año de vida, y acaba por neumatizarse (llenarse de aire) a los cinco o seis años.

Todas estas celdillas comunican entre sí y con el antro, y éste a su vez, con la caja del tímpano, y todas estas estructuras actúan como caja de resonancia del sonido.

El oído medio está constituido por la caja del tímpano, la trompa de Eustaquio, la cadena de huesecillos como elemento que cruza la caja del tímpano, el antromastoideo (antro), y la cantidad de celdillas labradas dentro del esponjoso (hueso esponja, el temporal).