Factores de riesgo de infección de Helicobacter Pylori

A pesar de que la mayoría de personas infectadas por la bacteria Helicobacter Pylori no presentan jamás ningún síntoma de enfermedad, su relación con el cáncer y otros efectos secundarios hace muy necesario conocer qué factores pueden llevar a padecer una infección. Alrededor de todo el mundo se calcula que la bacteria se propaga en el 50% de las personas, llegando al 90% en países no industrializados que carecen de determinadas condiciones higiénicas.
Si se evitan los factores de riesgo de infección de Helicobacter Pylori, el porcentaje de propagación puede reducirse, así como las posibilidades de presentar síntomas asociados con la presencia de la bacteria. Los principales factores son los siguientes:

Alimentos preparados de manera inadecuada

Las condiciones higiénicas de los alimentos influyen en la presencia de Helicobacter Pylori en estos. Sin importar el lugar del mundo en el que nos encontremos, se deben evitar los alimentos mal cocinados, que no han alcanzado la temperatura que asegura que la bacteria ha sido destruida. Por tanto deben evitarse aquellos alimentos que se sirven crudos o fríos.

  • Alimentos contaminados: Las frutas y verduras deben lavarse muy bien antes de cocinarse o servirse de algún modo. En cuanto a las carnes y los pescados, conviene asegurarse de que estos han sido manipulados en un entorno higiénico controlado y no se hayan cogido con las manos de forma inadecuada. Es por eso que se recomienda en determinados países no comer alimentos elaborados en puestos callejeros, donde el contacto con los gérmenes aumenta el riesgo de infección por bacterias.
  • Alimentos mal cocinados: Todos los alimentos deben cocinarse a una temperatura alta, en especial si no se sabe cuál es su procedencia o la forma en la que estos han sido almacenados y manipulados. Si es posible ver cómo se elaboran los alimentos, se puede saber el modo de cocinarlos y evitar los factores de riesgo. De no ser así, en determinados lugares lo ideal es no consumir nada que no haya sido preparado por nosotros.

Lugares con poca higiene

La infección por Helicobacter Pylori principalmente se da por unas malas condiciones higiénicas, no solo en los alimentos sino en el entorno. Por ello deben evitarse siempre que sea posible lugares en los que haya agua sucia o estancada, zonas en las que la gente vive hacinada o donde se tienen sospechas de que hay personas infectadas con la bacteria.
Los países en vías de desarrollo tienen un porcentaje muy elevado de infecciones por Helicobacter Pylori debido a que carecen de las condiciones higiénicas básicas, como una red de saneamiento adecuada, acceso a agua caliente o pautas de limpieza que reduzcan los riesgos. Por ello se recomienda un cuidado especial cuando se está en alguno de ellos, así como en zonas donde las condiciones higiénicas dejan bastante que desear. Algunos estudios han comprobado que quienes trabajan o viven con animales pueden infectarse con mayor facilidad, debido a que todos los esfuerzos por mantener el entorno limpio casi nunca son suficientes debido a estos. Por tanto recomiendan obrar con especial cautela en estas condiciones también.

Una dieta inadecuada

Unas pautas alimenticias poco equilibradas debilita el sistema inmunitario e impide al organismo luchar contra la bacteria. Por ello se debe procurar la ingesta de nutrientes en las proporciones adecuadas para mantener una buena salud. Estas proporciones varían en función de las características de cada persona, como la altura, complexión o nivel de actividad. No obstante se parte de una dieta que aporte unas 2000 calorías diarias, abundante en frutas y verduras frescas, proteínas de alta calidad y un control de las grasas saturadas.
Los expertos en alimentación saludable, además de quienes estudian las infecciones bacterianas, recomiendan en la mayor parte de los casos aumentar la ingesta de vitaminas con complejos adicionales. De este modo se cubren las carencias que acompañan al estilo de vida que lleva la mayor parte de la población. Se hace un hincapié especial en el consumo de vitamina C, consumiendo cítricos y verduras de hoja verde sobre todo, aunque también se pueden tomar suplementos.

Determinados hábitos como factores de riesgo de infección de Helicobacter Pylori

Otros factores de riesgo de infección de Helicobacter Pylori tienen que ver con los hábitos. Algunas sustancias como el café, el alcohol o el tabaco parecen tener una relación directa con la bacteria, ya que si bien no son la causa de la infección, aumentan la proliferación de esta y los efectos que causa en el organismo, especialmente cuando se abusa de ellas.
Debido a que la Helicobacter Pylori se transmite a través de la saliva, las heces o el vómito, no lavarse las manos cuando se hace uso del baño o tener contacto con los fluidos de alguien que está infectado se cuenta también entre los riesgos de que la bacteria se convierta en un huésped en el organismo.