Los mejores productos naturales para la próstata

La prostatitis o próstata inflamada engloba una serie de síntomas y trastornos funcionales, que afectan a la próstata y al aparato genitourinario. Suele darse en hombres jóvenes o de mediana edad. Alteraciones miccionales o sexuales son los signos más evidentes de la enfermedad, que se dan en mayor o menor medida en función del carácter infeccioso o no de la misma.

En la mayor parte de los casos, la prostatitis se debe a infecciones bacterianas de la glándula prostática. Tengamos en cuenta que cualquiera de las bacterias que provocan infecciones de orina son susceptibles de afectar a aquélla. Por otra parte, ciertas enfermedades de transmisión sexual también pueden ocasionar una prostatitis bacteriana.

Prostatitis aguda y crónica

La prostatitis aguda se diagnostica fácilmente y, por lo general, responde rápidamente a los antibióticos. Algunos de sus síntomas son: aparición súbita de fiebre, escalofríos, molestias al orinar, lumbalgia etc. En ciertos casos puede desencadenarse una retención aguda de la orina. Es usual hallar piuria, hematuria o bacteriuria en la orina. La glándula está blanda y congestiva al tacto rectal.

En la prostatitis de tipo agudo, los tratamientos con antibióticos deben mantenerse entre seis y ocho semanas. Su incidencia es de 2 casos por cada 10.000 hombres.

En la prostatitis crónica las cosas se complican. Urgencia a la hora de ir al baño, quemazón al orinar, dolor en la eyaculación, sangre en la orina o febrícula durante semanas son síntomas inequívocos de la enfermedad. Suele tratarse con antibióticos (tetraciclina, carbenicilina, eritromicina, nitrofurantoína…)

En caso de prostatitis abacteriana, el tratamiento a implementar prescinde de los antibióticos y son medidas higiénicas y dietéticas las que deben ponerse en marcha.

tomates

Cómo curar la próstata con remedios naturales

La hiperplasia prostática (próstata grande) debe tratarse médicamente. Es absolutamente necesario acudir al centro de salud al notar los síntomas, ya que puede producirse una estenosis en la uretra. Esta circunstancia acarrea retención de orina y potenciales problemas renales.

En cualquier caso y siempre en casos leves o benignos, resulta interesante acudir a remedios naturales para prevenir o mejorar algo el problema de próstata. A continuación, enumeramos y desarrollamos los más populares:

  • Ortiga. Se ha demostrado que esta planta tiene la propiedad de paliar los síntomas de la hiperplasia benigna de próstata. El betasitosterol es uno de sus componentes y el “culpable” de dicho beneficio. La raíz de ortiga puede ingerirse en infusión o cápsulas.
  • Ciruelo africano. Esta fruta también es rica en betasitosterol, por lo que sus beneficios son análogos a los de la ortiga. Las semillas de calabaza y la palma enana americana contienen, igualmente, un alto porcentaje de este principio activo.
  • Coenzima Q10. Podemos encontrarla en los cacahuetes, pescados, aceite de soja, espinacas etc. Diversos estudios han demostrado que disminuye los niveles de antígeno prostático específico en suero.
  • Tomates. Todos conocemos las propiedades beneficiosas del licopeno de los tomates. Se trata de un magnífico aliado para prevenir el cáncer de próstata. El riesgo puede llegar a reducirse en un 18 por ciento.

diente de león

La cola de caballo, el diente de león o algunos productos diuréticos también ayudan a combatir la inflamación de la próstata. Los baños de agua caliente son otro interesante remedio para tal fin. El calor alivia la inflamación y el dolor.

Insistimos, todos estos productos naturales no son la panacea cuando la prostatitis se ha cronificado o presenta síntomas graves. Son muy recomendables para complementar el tratamiento médico, prevenir o en caso de alteraciones leves o benignas. Lo absolutamente recomendable es acudir al médico de inmediato tras sentir los primeros síntomas.

Please follow and like us:

Deja un comentario