Que relación tiene el Helicobacter con el cáncer

La Organización Mundial de la Salud considera desde el años 1994 al Helicobacter Pylori (HP) un agente cancerígeno de grado 1. Este grado significa que la bacteria, junto a otros factores de riesgo, propician el deterioro de las células para contraer cáncer gástrico. También se asocia el HP con los linfomas MALT, relacionados con la mucosa gástrica. No obstante, a pesar de que se trata de una bacteria que afecta en su conjunto a la mitad de los habitantes del planeta, el desarrollo de alguno de estos tipos de cáncer como consecuencia del estar infectado con HP se considera algo bastante extraño. ¿Por qué se relaciona entonces el Helicobacter Pylori con el cáncer?

Qué dice la OMS sobre el HP y su relación con el cáncer

La OMS ha estudiado el HP desde que se descubrió en los años 80. Tras calificarlo en los 90 como un agente cancerígeno se han realizado otros estudios. El último de ellos, de 2012, confirma la clasificación a este respecto. Las observaciones que han llevado a esto son las siguientes:

  • En estómagos con cáncer o en un estado precanceroso como la gastritis, la mucosa de los pacientes estaba infectada con el HP.
  • Estudios epidemiológicos muestran una relación directa entre la infección con Helicobacter Pylori y cáncer gástrico. Uno de estos es el EUROGAST, desarrollado en un total de 13 países, en el que se muestra que los infectados tienen hasta 6 veces más posibilidades de tener un cáncer que los individuos que no tienen infección.
  • Estudios con sujetos control en varios cultivos in vitro han encontrado que loa infección con HP duplica el riesgo de adenocarcinoma, en especial en pacientes jóvenes.
  • Un estudio realizado en Japón entre más de 1500 pacientes, unos 300 de ellos sin infección, certifica una vez más los resultados. Cada uno se sometió a una biopsia al principio, pasado un año y más tarde a los 3. Los sujetos fueron observados durante un plazo aproximado de 8 años, tiempo en el cual el 3% del total terminó desarrollando un cáncer de estómago. Todos los sujetos de estudio que lo hicieron estaban en el grupo de los infectados. Nadie que no tenía la bacteria desarrolló este tipo de cáncer.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), dependiente de la OMS, clasifica los agentes en varios grupos. El grupo 1 pertenece a aquellos de los que se tiene evidencia suficiente de que pueden producir cáncer. En el grupo 2 hay dos subgrupos, 2A corresponde a los que probablemente causan cáncer, y el 2B a los que posiblemente lo hagan dependiendo de si los estudios se han realizado en personas o en animales. El grupo 3 agrupa a todos aquellos agentes de los que no hay ninguna prueba hasta el momento de que tengan relación con el cáncer. Finalmente, el grupo 4 corresponde a los agentes de los que hay evidencias demostradas de que no tienen ninguna naturaleza cancerígena.
La inclusión del HP dentro del grupo 1 muestra que existen pruebas suficientes para asegurar que el Helicobacter puede causar diferentes tipos de cáncer y linfomas.

Casi la mitad de los cánceres de estómago se atribuyen al Helicobacter Pylori

Según estimaciones de la IARC, hasta un 47% del total de lo cánceres de estómago diagnosticados en el mundo, tanto en países industrializados como lo no desarrollados, están relacionados de forma directa con la infección por Helicobacter. Esto supone más de 300 mil casos de cáncer gástrico al año alrededor de todo el mundo.
El mecanismo que lleva a que el Helicobacter Pylori desarrolle un cáncer todavía se desconoce. De hecho la mayor parte de quienes se infectan con la bacteria no padecen siquiera algún síntoma de la infección. Algunas observaciones llevan a la conclusión de que el cáncer no comienza en las células gástricas directamente, sino que son las células de la médula ósea que se convierten en células gástricas las que en presencia del Helicobacter desarrollan el cáncer. Si se logran evidencias que confirmen esto, se podría llegar a un tratamiento más efectivo contra el cáncer de estómago asociado a la bacteria, así como otros tipos de cáncer producidos por inflamación.
Al parecer, el tipo de cepa de Helicobacter Pylori puede determinar si el paciente va a desarrollar un cáncer, una úlcera o ni siquiera notará un síntoma a lo largo de su vida. En esto es en lo que se centran principalmente las investigaciones. Parece ser que algunos grupos de bacterias Helicobacter incluso protegen el estómago frente al cáncer al aumentar los niveles de ácido ascórbico.
Algo que sí se ha comprobado es que la dieta influye en el riesgo de cáncer junto al HP. El consumo excesivo de sal aumentó el porcentaje de casos en estudios con sujetos de control y animales. Por ello la OMS recomienda un especial cuidado en la cantidad de sal que se ingiere, especialmente a quienes se les ha diagnosticado una infección por Helicobacter Pylori.