¿Qué son las carillas dentales?

Las carillas dentales han adquirido una gran relevancia en la odontología cosmética, ya que cada vez son más populares. También se las conocen como facetas dentales, son unas láminas pequeñas que se pegan en la parte externa de los dientes. Se coloca por tanto una capa de porcelana que tiene un color como el del diente para lograr solucionar problemas de decoloración, de grietas, de separación y para corregir otros problemas como el desgaste de los dientes sin acabar con el diente, como es el caso de aplicar fundas dentales.

No solo es un tratamiento de odontología cosmética, sino que también sirve para la protección de la superficie de los dientes y por tanto, se impide que se desgasten lo cual conlleva a no necesitar en el futuro tratamientos de más índole, por tanto también forma parte del tratamiento el elemento de prevención. Algunos definen las carillas dentales como una suerte de pegatina frontal que se pega en la dentadura y que mejora considerablemente su aspecto.

Al tratarse de un tratamiento estético dental, no puede realizarse cuando se detente un problema de salud bucodental que requiera tratamiento, ya que, no son un tratamiento sanitario sino estético, es decir, no solucionan los problemas. Antes de colocar las carillas, deberán ser tratados por lo tanto. Las carillas dentales también son consideradas como el secreto de una sonrisa perfecta. Esto se debe a que mejorar de una forma increíble la sonrisa, convirtiendo una dentadura normal en una sonrisa perfecta.

¿Para qué sirven las carillas dentales?

Las carillas fundamentalmente son el sustituto estético de los dientes. Las carillas se superponen a la superficie original de la dentadura para que parezcan más atractivos, de esta forma se consigue que se vean las carillas y no la dentadura original. Con las carillas dentales podremos modificar ampliamente el aspecto de nuestros dientes, como por ejemplo el color de los mismos, la forma o la posición. Estas carillas son tremendamente eficaces para resolver una gran parte de los problemas estéticos dentales, como con las carillas de composite y las carillas de porcelana. En los dientes posteriores se utilizan otras alternativas, como las fundas dentales ya que son más robustas.

Las carillas dentales tienen una gran variedad de funciones como:

  1. Agrandar los dientes: son ideales para las personas que tiene una dentadura pequeña. Este tipo de dentadura origina resultados antiestéticos ya que al sonreír se observa más la encía que el diente, lo cual no es ideal. De esta forma, se corrige el problema de los dientes pequeños.
  2. Blanquear los dientes: con las carillas dentales no tendrás que someterte a un tratamiento de blanqueo dental. Podrás regular perfectamente el color de tus dientes, ya que la carilla será del color que tú quieras.
  3. Corregir la forma de los dientes: de esta forma podremos ajustar perfectamente la medida de nuestros dientes. Las carillas son totalmente personalizables, dentro de un límite, por lo que podremos establecer la forma óptima para nuestra dentadura.
  4. Eliminar espacios entre los dientes: un problema muy usual es tener un diente en exceso separado de otro. Esto puede deberse a muchos motivos, pero la solución es simple. Con las carillas dentales podremos colocar dos carillas de mayor tamaño, con el fin de lograr eliminar ese espacio.
  5. Eliminar las imperfecciones de los dientes: como podría ser cubrir fracturas. Si a una persona se le rompe un diente, una carilla dental es la solución perfecta para solucionar este problema. Colocando una carilla dental, esta imperfección no se notará.
  6. Corregir imperfecciones en el esmalte de los dientes: con el paso del tiempo el esmalte se desgasta. Esto puede provocar que nuestros dientes no se vean lo suficientemente blancos, y por ende, estéticos. Esto puede deberse a varios factores, puede ser por genética, o verse favorecido por consumo de ciertos productos como podría ser el tabaco. El tabaco no solo daña el esmalte, sino que, además, lo vuelve amarillento. Con las carillas dentales podrás solucionar este problema con facilidad.

Las carillas dentales, repetimos de nuevo, no son un tratamiento de salud bucodental sino estético. Por ello, si tus dientes están torcidos en exceso o muy separados el mejor remedio es realizar una ortodoncia.

¿Cómo se ponen las carillas dentales?

Respecto a la colocación de las carillas dentales va a depender, en suma, del tipo del que se trate. Como hemos señalado anteriormente, hay dos tipos de carillas: las carillas dentales de composite y las de porcelana. Las primeras se trabajan sobre el propio diente, con el material en el mismo y dándole forma. Las segundas son fabricadas en laboratorio y se colocan ulteriormente en el diente.
No obstante, no es un tratamiento que se pueda realizar en una única visita, sino que, resulta necesario realizar varias. En una primera visita se realizará una tarea de evaluación en la que deberás aportar datos sobre los resultados que pretendes obtener. De esta manera se podrá conocer cuál es el tipo de carilla que más se adapta a tus necesidades.
En una segunda visita, si has optado por las carillas de composite, se procederá a su colocación y el tratamiento concluirá. Esto se debe a que, al colocarse sobre el diente y moldearse, es un tratamiento estético más sencillo. En cambio, las carillas de porcelana, van a requerir más trabajo. En primer lugar, deberán tallarse los dientes y tomarse moldes para la creación de las carillas. Estos datos se mandarán al laboratorio.
En una tercera visita, se procederá a la colocación de las carillas, aplicándose un tipo de cemento especial para que así queden fijas.
Como has podido observar el procedimiento, a pesar de que conlleve varias visitas, es un procedimiento simple. Por lo tanto, no debes preocuparte en exceso.

Ventajas de las carillas dentales

Las ventajas de las carillas dentales dependen del tipo que sean, la principal ventaja es que evitas tener que estropear tu diente, siendo un tratamiento mucho menos invasivo que sus alternativas, permitiendo el reemplazo de la carilla sin que el diente se vea afectado.. Por un lado, las carillas de composite tienen la principal ventaja de que no requieren una gran preparación de los sientes. A esta ventaja, se le suman otras como la rapidez en la colocación, la posibilidad de ajustar color y forma, su fácil reparación en caso de ruptura y que son económicas.

Por el contrario, presentan algunos inconvenientes. Por ejemplo, tienen una vida útil menor a las de porcelana y pueden cambiar de color en el tiempo. Además, es más fácil que estas se rompan.
Las de porcelana son unas carillas más naturales y son más resistentes incluso que el propio esmalte de los dientes. Además, su color permanece estable tras el transcurso del tiempo. Sus desventajas son las siguientes: requieren cierta preparación, no como las de composite, necesitan ser fabricadas en laboratorio, con más caras que las de composite y en caso de fractura no se pueden reparar.

El principal contra es que pueden afectar a la sensibilidad dental porque se elimina el esmalte de los dientes, lo cual aumenta esta posibilidad.
En conclusión, las carillas dentales son uno de los tratamientos estéticos más de moda en la actualidad. Pese a que requiere 2-3 días para realizarse, resulta ser un tratamiento sencillo que logra grandes resultados. Dientes rotos y separados se convertirán en sonrisas espectaculares, así como se remediará la pérdida de color de los mismos. Por ello, las carillas dentales resultan ser una gran solución, además económica, para todos los bolsillos.

Fuente: www.clinicadentalbucalis.com

Deja un comentario