Vías nerviosas del lenguaje: el neumográstrico. Centros motores del lenguaje

Intervienen en el lenguaje una serie de nervios:

1. Trigémino o Vpar: este nervio, al ser mixto, tiene una parte sensitiva, que inerva y recoge sensibilidad del dorlos y alas de la nariz, párpados superiores y frente, mejilla, labio inferior, mentón, etc.

Por su parte motora, este nos interesa porque inerva el músculo del martillo a través del nervio masticador, situado en parte de su trayecto dentro de la caja del tímpano.

2. Nervio neumográstico o vago o X par craneal: nos interesa en cuanto a la voz porque una de sus remas es el nervio faríngeo superior, que a su vez tiene tres ramas:

Rama superior o interna, relacionada con el asa de galeno.

Rama laríngea externa, relacionada con el músculo cricotiroideo.

Rama inferior o recurrente, nervio motor para las cuerdas vocales y laringe. Este tiene entre 1900 y 2500 fibras, 1300 en fascículo principal y el resto en cuatro o diez accesorias.

Parece ser que éste lleva en el exterior las fibras dilatadoras de la laringe, más frágiles y escasas, pues los músculos dilatadores son menores en número. Además lleva en estos fascículos unas fibras sensitivas simpáticas, unas mielínicas para el músculo cricoaritenoideo posterior, y también lleva unas fibras constrictoras de la laringe.

3. Nervio espinal o XI par: inerva sobre todo los músculos esternocleidomastoideo y trapecio. Estos músculos suben el hombre e intervienen así en la fonación.

4. Nervio hipogloso o XII par: este inerva los músculos de la lengua.

5. Nervio de la médula espinal, estos también intervienen en la fonación. Son mixtos, entre ellos los raquídeos o espirales, entre los que debemos destacar ramas cervicales para el nervio frénico que inerva el diafragma. Ramas cervicales y dorsales de éstos que inervan los músculos pectorales que influyen en la inspiración y expiración, y también influyen los nervios intercostales que inervan el oblicuo mayor menor del abdomen y el serrato, que interviene en la respiración abdominal.

 

VÍAS DE CONDUCCIÓN NERVIOSA.

  1. Vías sensitivas. Recogen las diversas impresiones recogidas en la superficie del cuerpo o en la profundidad de los órganos, a través de los nervios sensitivos de la raíz medular posterior y el aste medular posterior. Existen fundamentalmente dos grandes vías sensitivas:

–    Vía sensitiva principal.

–    Vía sensitiva cerebelosa.

  1. Vías motoras. Son las que transmiten las órdenes desde el cerebro o estructuras superiores hacia el exterior del cuerpo. Las podíamos relacionar:

–    La vía motora voluntaria o piramidal (parte de la corteza cerebral).

–    Vía cerebelosa indirecta.

–    Vía motora extrapiramidal (destinada a la producción y regularización de movimientos automáticos y semiautomáticos).

El sistema de la vía piramidal está completo entre el primer y segundo año de vida extrauterina.

 

INTERPRETACIÓN DEL LENGUAJE

El área principal para la comprensión del lenguaje hablado, denominado área de Wernicke, se ubica por detrás de la corteza auditiva primaria en la pare posterior del lóbulo temporal. Corresponde más o menos al área 22 de la clasificación de Brodman.

Periféricamente a los centros del lenguaje hablado, se localizan las áreas responsables del lenguaje escrito o de la lectoescritura, de tal forma que:

  1. Interpretan aquello que leemos, el área de Dejerine, situada sobre el borde occipital en relación con el canal de información óptico.
  2. coordinan el movimiento de la extremidad superior durante el proceso de escritura, el área de Exher, y la parte superior del área 40.
  3. el lóbulo prefrontal elabora los programas verbales.

Además de la vía piramidal, es indudable que los núcleos bulbares de los nervios craneales que intervienen en la fonación, reciben fibras de la vía cartico-estriopálido-rubro-bulbar y otras que siguen la vía cortico-onto-cerebelo-rubro-bulbar, que llevarían a los núcleos bulbares la influencia del sistema extrapiramidal y cerebeloso (está todo relacionado).

Ello explica la intervención del dioencéfalo en la elaboración del pensamiento y sobre todo el papel que juega el cuerpo estriado en la expresión verbal por sus conexiones con la corteza cerebral es el lugar o centro donde se realiza la sintonía de los órganos neuma-laríngo-faringo-bucales (intervienen en el proceso de la emisión de la voz), el área de Brock es el centro del lenguaje hablado, formación de las palabras, mientras que el área de Wernick es la de la comprensión del lenguaje.